Cosas que duelen

EXPOSICIÓN

2019 - Galería Espacio O.
Santiago / Chile.

2018 - Salón de Exposiciones Chela Lira, Universidad Católica del Norte.
Antofagasta / Chile.

Cosas que duelen profundiza en el dolor como experiencia humana desde distintas aristas y materialidades, a través de cinco obras desde donde trabaja de conceptos como fragilidad, enfermedad y tiempo, sin dirigirse hacia un concepto de crisis necesariamente sino que asumiendo y recogiendo la experiencia del dolor y de la vejez desde una mirada melancólica, que transita desde una dimensión íntima hacia una dimensión de un otro, para luego dialogar con una que alude a una gran escala: el dolor como una experiencia transversal que experimenta el ser humano.

A través de recursos que dan cuenta de un cotidiano vínculo con el paisaje del desierto como de su origen polaco, principalmente en un audio donde se describen distintos relatos de una tía de la artista en pleno contexto de la guerra, la exposición instala dos paisajes geográficos que en su relación -desde un principio- relata un quiebre donde la experiencia del dolor aparece como un factor presente en ambos lugares del mapa.

A partir de obras que involucran a su hija, su hijo, su abuela, entre otros, Dagmara reflexiona sobre cómo materializar el tiempo, trabajando con elementos que le son familiares como el paisaje, su historia, y su propia familia. El paso del tiempo y los sucesos que transcurren en él, si bien pueden ser en gran parte especulativos, reúnen un porcentaje de certeza, donde en el trayecto, el dolor, la vejez y la muerte, incuestionablemente son parte. De este modo, la artista hace un guiño entre obras que hablan de condiciones especulativas propias del mercado, como en una fotografía que muestra toneladas de tierra removida por la actividad minera generando un paisaje de desierto intervenido.

Por otra parte, toda una serie de joyas (Mi sangre) realizadas con dientes y muelas también presentes en la muestra, se vincula con elementos próximos que aluden a la biografía de la artista, su identidad cultural, como a otras aristas que pertenecen más bien al campo de la genética y el ADN. Con el uso de dientes reemplaza lo que se esperaría como piedras preciosas, cuestionando el valor de estas piezas, principalmente acerca quién lo define y la subjetividad de éste.

Ximena Moreno

OTRAS OBRAS